¿Cómo perder peso después del embarazo?

Al dar de mamar utilizas entre 300 y 500 calorías más que una mujer que no lo hace
Foto: meqsalud

¿Por qué aún no pierdo las libras que gané de peso en el embarazo?

Aunque ya el bebé nació, las 25 a 35 libras que ganas en el embarazo se acomodan en diferentes partes de tu cuerpo. En realidad, tu bebé, placenta y líquido amniótico, que es lo que pierdes en el parto, pesan solo entre nueve y quince libras. Y desafortunadamente, las reservas de grasa acumulada durante el embarazo no desaparecen sin un poco de esfuerzo de tu parte.

Mantén tus cinco comidas diarias

En el embarazo lo hacías para evitar las náuseas, pero tener cinco tiempos de comida y porciones pequeñas, en lugar de los tres grandes (desayuno, almuerzo y cena) también mantiene tu metabolismo activo, asegura un nivel continuo de energía, y evita que sientas mucha hambre y comas en exceso en una sola comida.

Además, si das de mamar, necesitas que el suministro calórico e hidratación sean continuas para ayudar a la producción de la leche materna.

Descansa todo lo que puedas

El sueño te ayuda balancear los niveles de las hormonas que causan el apetito, según un estudio de la Universidad de Stanford. Básicamente la investigación concluye que a menor sueño, mayor apetito. Con un bebé que se despierta cada tres horas es difícil dormir suficiente, pero intenta descansar cada vez que lo hace el bebé.

Toma mucha agua

El agua no solo te hidrata, también acelera tu metabolismo en un 30%, es decir, tu cuerpo quema calorías más rápido.

Lactancia materna

Al dar de mamar utilizas entre 300 y 500 calorías más que una mujer que no lo hace. ¿Te imaginas cuántas millas o kilómetros tendrías que caminar para quemar tantas calorías? Esto además de los beneficios que tiene la lactancia materna para tu bebé.

Ejercicio

En tanto no hayan complicaciones, te encuentres sana y tu médico lo apruebe, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades recomiendan que las mujeres embarazadas en posparto realicen 150 minutos semanales de actividad aeróbica de moderada intensidad. Suena como mucho, pero recuerda que debes distribuirlo a lo largo de la semana, y hasta puedes hacerlo 10 minutos a la vez. Eso sí, antes de empezar cualquier ejercicio consúltale a tu médico.

Enfócate en tu nutrición

La clave para perder peso es quemar más calorías de las que consumes. En el posparto, así como lo hiciste en el embarazo, debes enfocarte en la calidad más que la cantidad.

Durante la lactancia tienes necesidades adicionales de algunas vitaminas y minerales.

Date tiempo

Volver a tu peso normal (o al menos el previo al embarazo) es un proceso gradual: No esperes salir de la maternidad con tus jeans ajustados y talla pequeña.

Ten expectativas realistas. Una dieta balanceada y el ejercicio pueden ayudarte a perder hasta una libra por semana, pero cada cuerpo, embarazo y situación es diferente. Además, evita guiarte solo por la balanza, porque aunque no cambien los números, el peso suele redistribuirse, por ejemplo en el pecho lactante. Recuerda que durante las primeras semanas posparto tu cuerpo está tratando de recuperarse de un proceso largo y que lo cambió en muchas formas. Dale el tiempo necesario para volver a la normalidad en lo interior antes de esperar cambios externos.

Fuente:
comments powered by Disqus
Copyright © 2014