Limón: Aliado en el hogar

El limón tiene más vida útil que cualquier otra fruta en el hogar
Foto: huffingtonpost

El limón es el gran marginado del frutero. Mientras hacemos zumos con las naranjas, ensaladas con la granada y nos comemos plátanos y manzanas, el limón se tiene que conformar con ser el condimento de algunos pescados o para preparar las limonadas.

Sin embargo, el limón tiene más vida útil que cualquier otra fruta. No solo se puede usar dentro de la cocina: el limón tiene propiedades terapéuticas por su alto contenido en vitamina C, es bueno para limpiar por ser antibacteriano y antiséptico y además cuenta con virtudes cosméticas que ya conocían las mujeres de la antigua Grecia.

Esta fruta de origen chino era usada en el antiguo Egipto como antídoto contra diversos venenos y los romanos creían que sus propiedades eran casi milagrosas.

Ahora es la francesa Julie Frédérique quien se ha convertido en su principal defensora y lo define como una navaja suiza porque sirve para todo.

1. Elimina náuseas:

Y esto vale tanto si estás embarazada como sólo mareada. Para ello hay que echar dos gotas de aceite esencial de limón (se obtiene al exprimir la piel en frío) en un terrón de azúcar y dejar que se derrita en la boca. Elimina al instante las ganas de vomitar y también ayuda a digerir comidas pesadas.

2. Limpia la plata:

El zumo de limón ayuda a quitarle el aspecto ennegrecido a joyas y cuberterías de plata. Para ello hay que limpiar la mancha con éste, luego aclarar con agua caliente y finalmente frotar con un paño. En el caso de los cubiertos es mejor ponerlos a remojo en zumo de limón y después seguir el mismo proceso: aclarado en agua caliente y secado con gamuza.

3. Lava la esponja:

Es un foco de bacterias y malos olores. Para desinfectarla, hay que dejarlas 24 horas en remojo en agua caliente con limón. Al día siguiente habrá recuperado el esplendor del primer día.

4. Repelente de hormigas:

Es el truco perfecto para evitar que entren en la despensa o en otros lugares de la casa: basta colocar mondaduras de limón en las zonas estratégicas como los lugares de paso o delante de puertas y ventanas. También podemos rociarlas con zumo de limón, éste destruye su ‘pista’ de feromonas y así las hormigas no pueden volver a encontrar su camino.

5. Limpia el microondas y le quita malos olores:

Si calientas una taza de agua con zumo de limón durante uno o dos minutos en el micro, conseguirás que el vapor desprendido desengrase el electrodoméstico. Luego sólo hay que pasar un estropajo por las paredes interiores y ya estaría listo.

6. Protege el parabrisas:

De la misma forma que frenamos la llegada de hormigas a casa, podemos detener la llegada masiva bichos a la luna delantera del coche. Solo hay que partir un limón en dos y frotar el cristal justo antes de empezar el viaje.

7. Limpia y blanquea las teclas del piano:

Se necesita un paño y zumo de limón mezclado con serrín. con esa mezcla hay que frutar las teclas con cuidado de que no se cuele nada entre una y otra, después de que se hayan secado toca frotar para eliminar los restos, y luego sacarles brillo con un paño de lana.

8. Es autobronceador:

Ya no hace falta ir a la playa o a la piscina ni comprar ningún producto en la droguería, puedes crear tu propio autobronceador con limón. Se hace mezclando medio litro de agua hirviendo con tres bolsas de té durante media hora, después se quitan éstas y se deja enfriar la infusión. A continuación hay que añadir el zumo de medio limón. La mezcla nos la untamos por la noche y al día siguiente estaremos como recién llegados de caribe.

9. Limpia el W.C. (con vodka):

Es su uso más sorprendente, aunque tampoco es fácil llevarlo a cabo. Para desinfectar el baño con limón hay que crear una fórmula de limpieza a partir de 40 gotas citronela o hierba limón y pino silvestre. Se echa una cucharadita de este desinfectante en un pulverizador, dos cucharadas soperas de vodka o aguardiente y un vaso de agua. Con este preparado se puede rociar la taza o echar 10 gotas en su interior después de haberla limpiado.

10. También limpia el lavabo y la bañera:

De la misma forma que frenamos la llegada de hormigas a casa, podemos detener la llegada masiva bichos a la luna delantera del coche. Solo hay que partir un limón en dos y frotar el cristal justo antes de empezar el viaje.

11. Blanquea la ropa sin blanqueador:

Se puede conseguir metiendo una bolsa de tela porosa con rodajas de limón en la lavadora o haciendo un lavado previo de la ropa. Justo antes de meter en la lavadora habría que hervirla durante 10 minutos en una olla con agua, jabón y una rodaja de limón. La fórmula lleva su tiempo pero resulta perfecta cuando vamos a una boda ibicenca o a una white party.

12. Lucha contra las manchas de vino tinto:

Para atacar al vino tinto lo mejor es el vino blanco, pero si no lo tenemos a mano en el momento del derrame se puede recurrir al limón. Antes de meter la prenda en la lavadora hay que espolvorearla con sal, frotar con jabón y zumo de limón puro. Después aclarar con un chorro de agua prácticamente hirviendo.

13. Hace llevar mejor las resacas:

Ese día que te levanta con la cabeza hecha un bombo, la boca pastosa y el estómago revuelto encontrarás en la limonada tu mejor aliada. No es que te elimine el dolor de cabeza al instante, pero acelerará su desaparición. Lo recomendable es beber un zumo de limón en ayunas. Éste ayuda a desintoxicar el hígado y así la eliminación del alcohol será mucho más rápida.

14. Le da brillo al pelo:

Para las ocasiones especiales en las que queremos estar resplandecientes, en lugar de aclarar el champú con agua normal deberíamos hacerlo con agua de limón (zumo de dos limones diluidos en un litro de agua tibia o fría). Este preparado elimina todo lo que empaña el pelo (restos de suavizante, cal…) y hace que recupere todo su esplendor.

15. Blanqueador dental:

No hace falta ir a una clínica para tener los dientes luminosos, si los queremos blanquear rápidamente basta con frotarlos con un cuarto de limón. Para un brillo más duradero tenemos que cepillarlos dos veces a la semana con zumo de limón fresco sin diluir (no más a menudo, porque el ácido puede estropear el esmalte).

16. Modera el apetito:

Tiene un efecto ‘quita hambre’ al que seguro más de uno le encuentra utilidad. Esto se debe a que tiene pectina, una fibra que se hincha al contacto con el agua en el estómago y forma un gel que provoca una sensación de saciedad que puede durar hasta 4 horas. Para frenar los ataques de hambre habría que comer directamente la pulpa del limón y para moderar el apetito basta con adquirir la costumbre de beber un gran vaso de agua fresca con zumo de limón.

17. Acaba con el mal aliento:

Por lo menos durante un rato. Mientras no se corte el problema de raíz (bacterias dentales, problemas digestivos o mala alimentación), podemos al menos frenar la halitosis chupando una rodaja de limón o enjuagándonos con un vaso de agua y limón.

18. Evita la aparición de moretón:

Habíamos oído que echar vinagre templado en un golpe evita la formación de moratones. Lo mismo pasa con el limón. Tras el impacto, tenemos que aplicar una compresa de zumo de limón helado (meterlo un rato en el congelador antes de emplearlo) sobre las zonas afectadas. El moratón se reabsorberá rápidamente.

19. Adiós a los calambres:

Antes de que aparezcan podemos ponerles remedio: durante y después de una sesión intensiva de entrenamiento deberíamos beber agua con gas mezclada con zumo de limón. En unas horas, desaparecerá la molestia y recuperaremos la flexibilidad habitual.

20. Frena un ataque de hipo:

Una simple gota de zumo de limón sobre la lengua hace desaparecer el hipo. Y no solo en personas mayores, también es eficaz en bebés que lo sufren.

Fuente: carlosagaton
comments powered by Disqus
Copyright © 2014